Gastronomía

La gran variedad en la cocina de Serbia tiene su origen en su diversidad geográfica, cultural y nacional, y el puzzle de siglos de cambios en la población. Las influencias de la cocina serbia han sido ricas y variadas – una mezcla de la cocina griega, búlgara, turca y húngara.

Una antigua leyenda serbia, dice que durante el siglo XIV, bajo el Imperio de Dušan, las comidas en palacio se hacían con cucharas y tenedores de oro. Los historiadores dicen que la cocina serbia medieval consistía principalmente en leche, productos lácteos y verduras. Se comía poco pan, pero cuando había, los ricos comían pan de trigo y los pobres comían pan de avena y centeno. La única carne consumida era de caza, con ganado criado para uso agrícola.

Como comida autóctona serbia el jamón de res, kajmak, ajvar, cicvara (una especie de polenta de harina, huevos, mantequilla y queso),  slatko (dulce) de pétalos de rosa y otras especialidades hechas con ciruelas secas se consideran alimentos nativos serbios.

Los alimentos basados en la masa, tales como los panes, el strudel y la pasta, y varios tipos de carnes procesadas, producidos a partir de ganado y aves de corral son característicos hoy en día en la Vojvodina. Las empanadas de espinaca y carne de cerdo asado son características de Šumadija. La carne ahumada es la especialidad del oeste de Serbia y los platos de cordero de Zlatibor y Zlatar no se pueden perder. La cocina del este de Serbia se caracteriza por sus pasteles de pastor, cordero cocinado en leche, carne ahumada de jabalí, janjija con tres tipos de carne y verduras diferentes, y homolj kačamak (un tipo regional de polenta hecha de harina de maíz, patata y queso feta). En el sur de Serbia, los platos de carne a la parrilla o asada, en particular las famosas especialidades a la parrilla de Leskovac son muy populares. Cientos de sabrosos platos, tanto vegetarianos como a base de carne, se comen en Kosovo y Metohija: bingur, pirjanice, pasteles diversos y baklava, así como especialidades de cordero y de capón.

No es una tarea fácil la introducción de un visitante extranjero en Serbia en los secretos de la cocina local. Muchos platos no pueden ser adecuadamente traducidos a otros idiomas, mientras que otros simplemente no se comen en otro sitio, a pesar de que están hechos de ingredientes comúnmente disponibles en todos los países europeos. Por eso, si está interesado en investigar la cocina nacional de Serbia, que se ha convertido en un crisol de civilizaciones e influencias étnicas, debe dejar que le guíen las experimentadas manos de los restauradores serbios.

Entrantes

ENTRANTES FRÍOS
Si quieres probar algo auténtico, un entrante tradicional serbio, después de un aperitivo de hladna prepečenica (45-50 grados de chupito frío de rakija de ciruelas  – brandy), debe pedir un poco de proja (pan de maíz), sir (quesos blandos) y kajmak (kaymak – similar a la crema cuajada). No se sorprenda si también le piden que elija una ensalada que se come tanto como con el entrante como con el plato principal. Si es invierno, deberá elegir kiseli kupus (col / repollo avinagrado), y si es verano, hay que optar por la hladna bašta (“Huerta fría”).

Si desea una muestra de las especialidades de carne, la mejor combinación es optar por una srpska zakuska (entrante serbio), ya sea con proja (pan de maíz) o pogača (un pan fino, redondo). Junto a algo de kajmak y queso, este plato incluye pršut (jamón curado), pečenica (lomo de cerdo ahumado), srpska kobasica (salchicha serbia), dimljeni vrat (jamón ahumado), kuvana jaja (huevos duros), papričice (chiles) y mladi luk (cebolleta). Debe elegir un vino de calidad de color blanco o rosado con los entrantes. Durante el invierno, los entrantes serbios también pueden incluir pihtije, prebranac, pečenica y feferone (pimiento chile avinagrado).

Pihtije (carne de cerdo en gelatina) es un entrante tradicional serbio típico de la etapa invernal que se originó de la necesidad de hacer uso de los cortes de baja calidad de la carne de cerdo (los jarretes y la carne de la cabeza). Estos se hierven en agua con pimienta, hojas de laurel y sal. La carne se separa del hueso y el líquido se vierte en cuencos poco profundos. A continuación se añade ajo al gusto y se colocan en un plato poco hondo y en un lugar frío. Se añade aleva, que es como pimentón rojo molido, en la parte superior y luego se corta en cubos. El pihtije se sirve con vegetales encurtidos (pepinillos, pimientos y tomate verde).

Prebranac (frijoles serbios horneados) se prepara con una variedad especial de frijoles blancos y grandes (tetovac), cebollas y especias (pimienta, sal y pimentón). Se sirve frío, como parte de los entrantes serbios. Por supuesto, es obligado un poco de vino para acompañar este plato. Pruebe un vino blanco spritzer (una mezcla entre vino blanco y agua con gas) – que ayuda a la digestión.

Para aquellos que prefieran la comida ligera, unas frías posne sarmice (envolturas de sarma bajas en calorías) son altamente recomendables. Un relleno hecho de cebolla salteada y arroz, además de tomate, pimentón y perejil, que se envuelven en hojas de col o de vid.

En ocasiones más formales, los amantes del pescado no se deben olvidar de probar punjeni smudj na golubački način (filete relleno de perca al estilo Golubac). La perca – el rey del Danubio – y Golubac – una fortaleza junto al famoso río – se han unido para combinar la calidad y la tradición de la buena mesa. El pescado siempre acompañado con vino blanco, ¡pero esta vez sin mezcla ninguna!

ENTRANTES CALIENTES

Si consigue resistirse a los encantos de los entrantes fríos y las deliciosas sopas, puede comenzar su comida con un entrante caliente. Por supuesto, el queso suave y el kajmak todavía están en el menú porque no hay comida que pueda ser completa sin ellos, pero como calentamiento inicial viene la gibanica (pastel de queso y huevo) o la zeljanica (empanada de espinacas). Estos pasteles se hacen con pasta filo y se llenan con un montón de queso, kajmak y huevo, y si pide una zeljanica, a continuación encontrará espinaca finamente picada en el interior de finos hojaldres. ¡Estas empanadas son especialmente buenas con un poco de cerveza!

En la mayoría de los buenos restaurantes se puede pedir pečurke (hongos), que suelen ser champiñones. Se sirven sobre una cama de arroz, o, más a menudo, con hígado de pollo. ¡No se olvide de beber un poco de buena rakija (brandy local) antes de comenzar este plato! Elija klekovača (brandy de enebro) o lincura (brandy de genciana amarilla a base de hierbas), ya que aumentará el apetito.

Punjene paprike sa sirom (pimientos rellenos de queso) es un plato interesante del sur de Serbia. Se cocina de dos formas diferentes, ya sea solo o empanado. Los mejores están hechos de pimientos rojos secos, repletos de queso y kajmak, y asados en una fuente resistente al fuego. Pohovane tikvice (calabacín empanado) o pohovani plavi patlidžan (berenjena empanada) son fantásticas durante el verano. Estos platos se sirven con salsa tártara y lo mejor es regarlos con una cerveza.

Sopas y caldos

Hay un dicho común en Serbia: “¡Si no he comido con una cuchara, entonces no he comido del todo!” Independientemente de si se trata de un encuentro habitual o una ocasión especial, sin caldo o una čorba (sopa) el almuerzo no está completo. Hay muchos diferentes tipos de sopas y caldos; para el muestreo los más comunes son:

  • Sopa de vacuno de Serbia (teleća srpska čorba)
  • Sopa de pollo Serbia (pileća srpska čorba)
  • Sopa de cordero (jagnjeća čorba)
  • Caldo de carne de vaca o  de pollo (goveđa o pileća supa).

Las čorbe (sopas) están llenas de carne y verduras, y están a menudo condimentadas o agrias.

Las Supe (caldos) también se hacen con carne y verduras, pero estos se retiran antes de servir y se reemplaza con fideos o bolas de masa hervidas.

Sin embargo, hay un čorba que tiene un poco de ambas cosas: Šumadijska (ratarska) supa (sopa de los agricultores de Šumadija). Este caldo contiene tiras de pollo, zanahoria, chirivía, apio y cebolla, cocidos con una pizca de pimienta y perejil finamente picado.

Platos principales

Puede acceder a todo tipo de cocina internacional en los restaurantes de Serbia. Sin embargo, si queremos comer bien, nos dirigiremos a alguno de cocina local.

Los platos de carne a la parrilla se han convertido en el símbolo de la cocina serbia, siendo uno de los más conocidos los ćevapčići (carne de vacuno picada enrollada en pedazos cónicos, a la parrilla y se sirve con cebolla finamente picada).

Mešano meso (parrillada) combina todos los placeres de la parrilla en un plato único: ćevapčići, pljeskavice (hamburguesas de carne de vacuno), uštipci (albóndigas rellenas con queso y jamón), kobasice (salchichas), krmenadle (chuletas de cerdo), ražnjići (brochetas), đevrek (albóndigas con forma de rosquilla con kajmak) y vešalica (tiras de carne ahumada). Como la comida de la parrilla se come mejor recién preparada y todavía muy caliente, se inventó el llamado leskovački voz (tren de Leskovac). El número de “vagones” de este tren depende únicamente de su apetito. Una vez que haya comido dos o tres ćevapčići, lo siguiente es llegar a la pljeskavica y, a continuación, antes de que pueda degustar un helado spritzer tras proponer un brindis, se servirán kobasice todavía calientes sobre la mesa. El “tren” sigue traqueteando a lo largo de la vía con la llegada de algunas lepinja de fabricación casera (pan fino). ¡Tenga en cuenta que es usted quien determina cuando pasa el último “vagón”!

El Karađorđeva šnicla (filete karadjordje) tiene el nombre de Karadjordje, el líder del Primer levantamiento serbio contra los turcos. Un relleno de carne de vacuno con kajmak, enrollado, y se sumerge en huevo. Luego se reboza con pan rallado y se fríe. Este plato se sirve con salsa tártara y con un vaso de vino tinto de calidad encaja muy bien.
Los serbios no pueden imaginar celebrar cualquier fiesta importantes sin pečenje na ražnju (carne  asada). ¿Pero por qué parar en vacaciones? Al viajar a través de Serbia, se dará cuenta de que los restaurantes con corderos o cerdos asados son una parte integral del paisaje. La carne se vende por kilos y se come con ensalada, y en invierno, con ensaladas de invierno en escabeche. Con el asado, se puede disfrutar de una copa de vino tinto.

La Teleći šumadijski kotlet (chuleta de ternera de Šumadija) es una chuleta de ternera, servida con queso serbio, tomate, tocino, crema agria, patatas, arroz y ají picante. Le recomendamos un vino tinto de calidad para acompañar este plato.

La tradición de conservación de la carne mediante ahumados está probada por la gran variedad de carnes ahumadas que se sirven en los restaurantes. La más conocida es la dimljena vešalica (una tira ahumada de asado de carne de cerdo), servida con ensalada serbia como guarnición. Un vino tinto de calidad va muy bien con esta comida.
A medida que el frío da paso a la primavera, la comida de invierno se sustituye por alimentos frescos. Kapama od jagnjećeg mesa (guiso) es una de las comidas favoritas en primavera. Trozos de cordero salteados con cebolla y puerros, junto con espinacas, y luego a fuego lento en la estufa, o bien cocinados en el horno. El yogur natural es la bebida preferida con la Kapama.

El Srpski djuveč (guiso) se prepara con tomates, pimientos, patatas, arroz, ají picante, carne de cerdo picada y cebolla, que es primero frito y luego cocinado en el horno. Tiene un sabor picante y delicioso. Volverá a tener sed, así que no se olvide de pedir un poco de vino blanco.

Aquellos que prefieran platos más ligeros no se van a equivocar si prueban punjene tikvice (calabacines rellenos). Los calabacines están rellenos de arroz y carne picada (cordero y cerdo), cocinados con tomate y hierbas, y luego se sirve con una porción de yogur natural. Usted debería pedir algún vino rosado de calidad para beber con esta comida.

El pasulj (frijoles serbio) es uno de los platos locales más populares y viene preparado de muchas maneras diferentes, como una sopa o en potaje, en versión vegetariana o una versión más “cargada”. El pasulj se cocina con cebolla, hojas de laurel, y carne, que puede ser tocino en tacos o costillas de cerdo ahumadas, y todo espesado con harina para terminar. El pasulj se sirve generalmente con kobasica (salchicha), krmenadla (chuleta de cerdo) o carnes similares. Realmente debe pedir una ensalada para comer junto al pasulj – se recomienda col dulce o pimientos asados en aceite, con una pizca de ajo. Una cerveza o un vino blanco en forma de spritzer pueden acompañar muy bien a este plato.

El Kiseli kupus (repollo o col en vinagre) es un alimento tradicional del invierno. Sin embargo, la col fresca también se come cruda, como ensalada, o se cocina de diferentes maneras. Una de ella es el podvarak (col estofada). La col picada y la cebolla se fríen, y a continuación, se le añade, a menudo, trozos de tocino finamente picados. Esto entonces se cuece en el horno y se sirve con carne de cerdo o pavo asado. Este plato es un invitado regular a la mesa del comedor durante las vacaciones de invierno. Con este plato se debería beber un vino tinto de calidad.

El Svadbarski kupus (col de bodas) se cocina lentamente en una olla grande de barro durante varias horas. Se prepara con col en vinagre, carne de cordero, carne de res, cerdo y carne ahumada, así como con una cantidad generosa de cebolla, pimienta, sal y hojas de laurel. Este plato es especialmente bueno cuando se acompaña de un vino tinto de calidad.

La Kuvana kolenica (codillo) es un plato gourmet, cocinado con especias y servido con rábano picante. Este plato no se puede comer sin un poco de vino blanco o un spritzer frío.

La Jagnjeća sarmica (sarma de cordero) están hechos de hígado de cordero. Estos se hierven y luego se pican con arroz, huevo, cebolla frita y especias. Esto entonces se embute en membranas de grasa de cordero para formar pequeños paquetes, que se sumergen en leche y  huevo. Estos paquetes se tuestan en el horno. Este plato se sirve con crema agria y se recomienda un vino blanco de calidad.

Pescado

Riblja čorba (sopa de pescado) es una excelente manera de empezar una comida. Hay numerosos concursos todos los años para otorgar un premio a la mejor sopa de pescado, lo que sugiere que no hay una receta estándar, sólo excelentes chefs y sus secretos bien guardados. La Riblja čorba se  prepara con un numerosas especies de pescado de alta calidad, además de varias hierbas y especias.

Šaran sa srpskim pilavom (carpa con pilaf serbio) – carpas, arroz, cebolla, tomate, vino blanco, pimentón, sal, pimienta y limón. Un pez necesita nadar – mejor dejar que lo haga en vino blanco.

Smudj na smederevski način (perca al estilo de Smederevo) – filete de perca preparada con cebolla, tomate, pimiento, perejil, un chorrito de vino blanco, limón, sal y pimienta. Por supuesto, este plato debe ir acompañado de vino blanco.

Punjeni smudj (perca rellena) – filete de perca relleno de pršut (jamón ahumado), cebolla, arroz,  patata gratinada y un toque de sal, pimienta, perejil y vino blanco. Una vez más, el vino blanco es un buen acompañante.

Pržena somovina (bagre a la plancha) – para aquellos que les gusta comer pescado pero sin espinas, te recomendamos probar este plato. Filetes de bagre fritos en aceite y servidos con patatas cocidas y limón. Lo has adivinado: el vino blanco va bien con este plato.

Ensaladas

Las ensaladas se comen como un plato de acompañamiento en Serbia. En el pasado, el tipo de ensalada dependía de la temporada. La “turšija” (verduras encurtidas) se come en invierno, mientras que las verduras frescas son más frecuentes en verano. En estos días no es tan estricta, pero la tradición pervive de alguna manera. Tomates, pimientos, cebolla y ají picante son los ingredientes más comunes en las ensaladas mixtas.

La Srpska salata (ensalada serbia) compuesta por las verduras que se ha mencionado anteriormente, además de pepino fresco, una pizca de sal y pimienta, y un chorrito de aceite. Si el queso blanco rallado se añade a continuación, entonces se convierte en una šopska salata.

Los pimientos se consumen frescos, pero es más común que se asen. La Pečena paprika (pimiento asado) es una ensalada de diferentes tipos de pimientos, asados con ajo, aceite y vinagre.

La Urnebes salata se recomienda para los amantes de la comida picante. Esta ensalada es una pasta hecha de queso mezclado con polvo de chile.

En algunos restaurantes, el chile verde picante, fresco o asado con ajo en aceite, ya está puesto en la mesa.

En los restaurantes más acogedores, se le puede ofrecer una ensalada llamada hladna bašta (huerta fría). Un tomate entero, pimientos, pepino pelado, cebolletas y un montón de cubos de hielo se colocan en un tazón grande.

El Kiseli kupus (col/repollo en vinagre) es principalmente consumido durante el invierno. La col en vinagre se sirve toda picada con aceite y pimiento rojo espolvoreado.

El Ajvar es una mezcla de pimientos y berenjenas al horno – asados, molidos, mezclados y luego fritos en aceite. Se puede agregar aceite y ajo si se desea.

La Turšija es una mezcla de pepinillos en vinagre, pimientos, tomates verdes, coliflor y zanahorias. Esta ensalada se sirve más a menudo junto con una cena de carne asada.

No se sorprenda si se le ofrece una ensalada para comer con su aperitivo – que probablemente será una šljivovica serbia (brandy de ciruela). El chucrut va muy bien con una buena rakija (brandy).

Si lo desea, también puede pedir ensaladas de col fresca, remolacha cocida, lechuga, habas, judías verdes, apio y patatas.

Postres

Después de un buen almuerzo o una cena con vino, el camarero le preguntará si desea algo dulce. La respuesta debería ser sí, ¡por supuesto! Serbia es un país productor y exportador de frutas, pero en los restaurantes de Serbia no se sirve fruta fresca como postre, sólo como ingrediente en pasteles.

Cualquier buena kafana serbia (restaurante tradicional), que desee estar a la altura de su reputación debería tener suva pita sa orasima (pastel de nuez), que tiene una capa de pasta especial laminada y horneada ligeramente y luego una capa de nueces molidas. Es muy refrescante después de una comida pesada, ¡y con un vaso de vino está aún mejor! Alternativamente, podría intentar probar orasnice (nueces picadas finamente ligadas con azúcar y huevo en forma de herradura). ¡A los hombres les gusta en particular!

Si no le gustan las nueces, a continuación, intente štrudla sa jabukama, štrudla sa višnjama o štrudla sa makom (strudel de manzana/cerezas/o de semillas de amapola), hecho a base de harina, aceite, huevos, azúcar de vainilla, pasas de uva, levadura y manzanas, guindas o semillas de amapola.

No se pueden pasar por alto los palačinke (panqueques), que son a base de harina, azúcar, huevos, leche y aceite. Los puede comer con nueces, mermelada o chocolate, al horno, flambeados o con un vino chateau. En ocasiones especiales, los panqueques se comen con nueces, chocolate, mantequilla, almendras, crema de naranja, licor de marrasquino o un poco de coñac. Se le prende fuego delante de usted y luego sus panqueques flambeados ya están listos.

Una vez que haya terminado su comida, se le ofrecerá un poco de café antes de pagar la cuenta. ¿Quiere un café turco o un café expresso? Usted debe probar un café turco, que es el café realmente hecho en Serbia porque este tipo de café no se ha bebido en Turquía. Simplemente diga cómo le gusta el café, con o sin azúcar, o simplemente pida un “café corriente” (obična kafa), dejando los detalles al camarero.

Bebida

La gama de bebidas alcohólicas y no alcohólicas en los restaurantes de Serbia es excelente y se ofertan bebidas de todos los rincones del mundo. Son muy prestigiosos los restaurantes que guardan en sus propias bodegas determinadas especialidades de rakija y vinos. 

Le sugerimos que pruebe algunas de las marcas nacionales de Serbia:

  • Rakija (brandy) a base de ingredientes naturales (frutas y hierbas): šljivovica – aguardiente de ciruela, kajsijevača – aguardiente de albaricoque, viljamovka – aguardiente de pera, dunjevača – aguardiente de membrillo, lozovača – aguardiente de uva y travarica – aguardiente de hierbas.
  • Vino
  • Cervezas: Lav, MB, BG, Jelen, Weifert y Pils.
  • Zumos de frutas: Next, Nectar, Golf y La Vita
  • Agua con gas: Knjaz Miloš, Vrnjci, Aqua Heba y Minaqua
  • Agua sin gas: Rosa, Aqua Gala, Voda Voda y Aqua Viva