Costumbres nacionales

SLAVA

Krsna slava (una especie de día del patrón) es una antigua tradición ortodoxa serbia en la que, junto con rituales especiales y una fiesta, el santo cristiano, el protector de la familia, es honrado, un día que se celebra de acuerdo con el calendario de la iglesia. La slava es un día festivo para la “pequeña iglesia” – la célula básica cristiana, la familia – cuando a través de la oración, la familia recuerda a sus antepasados que celebraron el mismo santo. Los serbios celebran su slava con la familia y amigos, y en una fiesta – con una amplia gama de alimentos preparados y un ambiente festivo que inunda toda la casa.

La slava serbia más común, es decir, las de los santos más célebres, son San Nicolás, San Juan, San Demetrio (Mitrovdan), San Jorge (Djurdjevdan) y San Miguel Arcángel (Arandjelovdan).

TRADICIONES NAVIDEÑAS

El ayuno navideño comienza 40 días antes de la Navidad y tiene dos aspectos fundamentales: espiritual y físico. El aspecto espiritual del ayuno es la abstención de los malos pensamientos y acciones. El aspecto físico implica la evitación completa de los alimentos grasos, que incluye todos los productos alimenticios de origen animal (carne, leche, productos lácteos y huevos). El pescado se puede comer en determinados días.

En la Nochebuena, el dueño de la casa sale temprano en la mañana para recoger una rama de roble (badnjak) que es traída a la casa al anochecer. La cena de Nochebuena es estrictamente de conformidad con las normas de la Iglesia sobre el ayuno y el pan no se corta con un cuchillo, se  corta con la mano. Aparte de consumir pan sin levadura, pescado, miel, vino y potaje de frijoles, también se come nueces, manzanas, peras, ciruelas, dátiles, y otras frutas secas, almendras y avellanas.

El ayuno termina el día de Navidad, que los serbios lo celebran según el antiguo calendario juliano, lo que significa que la fecha señalada es el 7 de enero según el calendario moderno. El položajnik es la primera persona en entrar en la casa la mañana de Navidad y se cree que trae bienestar a la casa. Saluda a los miembros de la casa diciendo: “Cristo ha nacido!” (Hristos se rodi!) A lo que el anfitrión responde: “Ha nacido de verdad!” (Vaistinu se rodi!)

La cena de Navidad es formal y se compone de ciertos alimentos ceremoniales que sólo están dispuestos en este día: pečenica de Navidad (cerdo entero asado) y česnica – una torta de harina de trigo en la que se esconde una moneda y que sólo se rompe con la mano. ¡Quien encuentre la moneda en su porción de pan tendrá buena suerte durante el año que llega!

TRADICIONES DE PASCUA

La Gran Cuaresma dura 40 días, a partir del inicio de la cuaresma, hasta el Sábado de Lázaro. Durante la Gran Cuaresma, los “ayunos con agua” se realizan los lunes, martes, miércoles, jueves y viernes (no se permite en la preparación de los alimentos productos de origen animal o grasas ni aceite de oliva), mientras que los “ayunos con aceite” se realizan el sábado y domingo (cuando el aceite de oliva puede ser consumido).

El Sábado de Lázaro (Vrbica) cae en el sábado anterior al Domingo de Ramos, que siempre es el sexto domingo de la Gran Cuaresma. Está dedicado a la memoria de la resurrección de Lázaro de Betania y a Cristo entrando en Jerusalén, donde los niños esperaban para saludarlo. Este es exclusivamente un día de fiesta para los niños que van a la iglesia ese día, y sus padres les compran campanas con cintas con los colores de la bandera de Serbia y se las colocan alrededor de sus cuellos.

La Pascua es una fiesta de fecha cambiante y se celebra después de la Pascua judía, el primer domingo después de la luna llena que aparece el día del equinoccio de primavera o inmediatamente después, pero nunca antes de este. La Semana Santa comienza como muy pronto el 4 de abril o el 8 de mayo a más tardar. Tradicionalmente, en el Viernes Santo los huevos duros son decorados y pintados, un día durante el cual no se lleva a cabo ningún otro trabajo, y el Domingo de Pascua los huevos se comen y la gente se saluda diciendo: “¡Cristo ha resucitado!” (Hristos vaskrse!) y “¡Él ha resucitado! “(Vaistinu vaskrse!)