Pueblos étnicos

Para el turista de hoy en día que vive la ciudad, el pueblo serbio es una especie de paraíso ecológico. Idílico, una vida libre de estrés, la tranquilidad del campo. Ubicados en un entorno natural, a salvo de todo tipo de contaminación, con bosques, pastos y vegetación abundante, es la vida tranquila de los pueblos, donde el clima es suave, el aire es fresco y la comida es saludable.

Los pueblos de Serbia siempre han vivido en armonía con el ritmo de la naturaleza y de todos los productos alimenticios, ya sea vegetal o animal de origen, que se cultivan en la misma finca. Sólo la sal, el café y el azúcar han sido adquiridos en otros lugares. En las verdaderas eco-aldeas se mantienen las mismas prácticas de antaño.

Los alimentos orgánicos, que están libres de alteraciones genéticas y de pesticidas, son de gran valor en las cocinas de todo el mundo; son habituales, accesibles, frescos y – lo mejor de todo – ¡están a muy buen precio en las aldeas serbias! Los huéspedes pueden elegir manzanas biológicas, fresas silvestres y setas, recoger plantas medicinales, beber una taza de leche recién ordeñada y comer huevos recién cogidos, o tomar sopa de un pollo que no ha sido criado en la oscuridad de las granjas industriales, sino en el jardín de un anfitrión serbio. Todo esto de una manera simple, para todas las necesidades y con productos naturales que son un bien escaso y caro en el mundo moderno.

El pueblo serbio también es el guardián más estricto de la tradición. Las habilidades populares se han conservado a través del arte, los bordados populares y la artesanía casi olvidada de tejido de telar, y el tallado de madera. Además de las antiguas costumbres populares y la auténtica música popular, el canto polifónico también se ha conservado.