Tara
facebooktwittergoogle_plusyoutubeinstagramfoursquarefacebooktwittergoogle_plusyoutubeinstagramfoursquare

Tara, una de las montañas más bellas de Serbia, se encuentra en la parte occidental del país, cerca de Bajina Bašta, y sobre el lago de Perućačko, en el río Drina. Se extiende a ambos lados de la frontera con Bosnia y Herzegovina, a unos 180 kilómetros de Belgrado. La altura media sobre el nivel del mar es de 1000 a 1200 metros y el punto más alto es Kozji, a 1.591 metros.

Está cubierto de densos bosques, salpicado de claros y prados con peñascos, barrancos y cuevas. El clima se presta para el tratamiento del asma bronquial, la bronquitis crónica y la anemia, y también tiene un efecto positivo sobre el sistema inmunológico.

El Parque Nacional del Tara tiene una superficie de 19.750 hectáreas. El Tara es el hogar de una gran variedad de vida vegetal, entre los cuales destaca especialmente el abeto serbio o Pančić. Los diversos hábitats y la preservada vegetación han permitido sobrevivir a muchas especies animales, tales como el oso pardo, el rebeco, el urogallo y el águila real.

Los centros turísticos de Tara son Kaludjerske Bare y Mitrovac. Kaludjerske Bare se encuentran a 1000 metros sobre el nivel del mar, en el cruce de caminos que conducen a Bajina Bašta, Mitrovac, Mokra Gora y Kremna. Mitrovac es una de las mesetas más grandes, a 1080 metros, tiene muchos campos deportivos y ofrece buenas instalaciones para aquellos que quieran experimentar activamente la naturaleza.

Los visitantes pueden hacer uso de las sendas peatonales (10 kilómetros) y hay un circuito de fitness (1.6 kilómetros), campo de fútbol y pequeñas canchas deportivas al aire libre, entre otras instalaciones, para aquellos que disfrutan del deporte y el entretenimiento. Hay pistas de esquí y dos remontes a 1000 metros sobre el nivel del mar, uno de 150 metros de longitud para niños y principiantes, y el otro de 450 metros de largo para esquiadores aficionados.

Los bosques, barrancos y riberas de los ríos conservan restos de culturas prehistóricas, clásicas, romanas y bizantinas. El monasterio de Rača del siglo XIII y la necrópolis en Perućac y Rastište forman parte del patrimonio medieval de Serbia. La original arquitectura popular se puede ver en las cabañas de los Alpes Dináricos, localizados a lo largo de las orillas del río Drina.

El Drina y el lago de Perućac contienen muchas especies de peces, en particular, el salmón del Danubio y el bagre. En la temporada de verano, los turistas tienen acceso a una playa en el lago, barcas de remo y piscinas al aire libre.

 

facebooktwittergoogle_pluspinterestmailfacebooktwittergoogle_pluspinterestmail