Manasés
facebooktwittergoogle_plusyoutubeinstagramfoursquarefacebooktwittergoogle_plusyoutubeinstagramfoursquare

El monasterio de Manasés está situado cerca de un arroyo del Resava, no muy lejos de Despotovac, y es uno de los últimos monumentos de la cultura medieval serbia. La iglesia fue construida por el Déspota Stefan Lazarevic, hijo del príncipe Lazar Hrebeljanović. La construcción de la iglesia, de la soberbia fortificación y del gran comedor transcurrió desde 1406 hasta 1418.

Las majestuosas murallas con 11 torres, rodeadas por un foso, eran, en ese momento, el sistema moderno de defensa del monasterio. La torre más dominante e imponente – el torreón –  es conocida como la Torre del Déspota. La entrada a la fortaleza se realiza por la puerta grande en el lado oeste.

La Iglesia de la Santa Trinidad es uno de los edificios más representativos de la arquitectura del Morava. Una rareza especial en la arquitectura medieval serbia la representa el que el suelo sea un mosaico.

Los frescos en Manasés, junto con los de Kalenić, se encuentran entre los más bellos de los bienes del Morava, y se encuentran entre los mejores de la pintura antigua de Serbia en general. Además de los monumentales guerreros pintados en el coro, especialmente son hermosos los profetas, pintados en la cúpula, y la imagen idealizada de su fundador, el Déspota Stefan Lazarevic, que ofrece un modelo de la Iglesia de la Santa Trinidad.

Además de las iglesias del monasterio y las fortificaciones, Manasés conserva en parte algunos restos del antiguo comedor y de la biblioteca. La biblioteca guarda un scriptorium en el que se encuentra toda una serie de libros con fines religiosos. La llamada “Escritura del Resava” era muy valiosa e influyó como referencia en muchos escribanos posteriores.

 

facebooktwittergoogle_pluspinterestmailfacebooktwittergoogle_pluspinterestmail